Etiquetas

martes, 26 de marzo de 2013

Los rabos en la plaza vieja de Madrid

No fueron comunes, ni mucho menos, como no lo serían en su sucesora de Las Ventas. Cortar un rabo en Madrid, salvo en aquella corrida de la Victoria donde el lógico entusiasmo se desbordó, fue siempre una labor mucho más que complicada. 

José Roger Valencia
Paradójicamente no fueron ni José ni Juan los responsables de ese primer rabo, ni tampoco del corte de dos orejas a un mismo toro (fue el cordobés  Camará, en una novillada el día 2 de septiembre de 1917), aunque fueron Gallito Belmonte los primeros matadores de toros en conseguirlo (el 10 de octubre del 18, José, y el 7 de octubre de 1920, Juan). El primer rabo, el de  José Roger, Valencia, es consecuencia de una fenomenal faena de un torero que lució poco a la sombra de los grandes maestros de la edad áurea del toreo y de sus sucesores de la época argéntea. Fue cortado por José Roger en una novillada que se celebró en la plaza de Felipe II -o de la carretera de Aragón- el 8 de agosto de 1918. Se lidiaban toros -o novillos como gusten, aunque la edad entonces no condicionaba tal categoría- de Pablo Romero, y la víctima del rabicidio recibía el nombre de Vallehermoso, un gran bicho que en cinco varas dejó dos caballos para el arrastre, y frente al que el valenciano estuvo verdaderamente sensacional. Basta con repasar las crónicas del día para entender la naturaleza de la faena, excepcional, en la que no faltaron los nombres -siempre evocados en esos tiempos- del trianero y del de Gelves. 
Junto a éste fueron hasta 18 los rabos cortados, más dos de ellos sólo posibles para determinados críticos. Eran tiempos en que no se contabilizaban como ahora, que para muchos periodistas carecían de importancia, porque, como subscribo yo ahora, lo trascendente era el contenido y alcance de la faena con capa y muleta, y lo de menos eran los pedazos de casquería logrados. Hubo faena grandiosa, como la de Chicuelo en 1928, que fue premiada con dos orejas y petición de rabo, pero que al fin no conseguiría el último trofeo pese a la grandeza del muleteo que inicia el toreo contemporáneo, más ligado y en redondo.
De esos rabos -y todo hay que decirlo- dos fueron en becerradas, festejos menores en los que lidiaban bichos más grandes que en tantas novilladas actuales -a veces incluso que toros en festejos mayores-, una cortada por el Pichi en 1932 y otra por el gran aficionado y escritor Julián Cañedo en 1929. 

Juan Belmonte con su hermano Pepe, el día del rabo de 1925 y de la confirmación del segundo
Juan Belmonte conseguiría dos de ellos, el 20 de junio de 1920 y el 8 de octubre de 1925, como también cortaría otro en la corrida en que definitivamente echa a andar la plaza de Las Ventas en 1934, como coso de temporada; otros tantos le tocarían a Matías Lara, Larita, el 8 de mayo de 1921 y el día en que presumiblemente se despedía, el 6 de noviembre de 1932; y también otros dos, y éstos en una misma temporada, cortaría el mexicano Luis Castro, el Soldado, los días 29 de julio y 23 de agosto de 1934; pero el más agraciado -y con el récord de orejas en su haber- fue Nicanor Villalta. El turolense de Cretas cortó un primer rabo el 18 de junio de 1925 a un toro de Albaserrada -ya en manos de José Bueno-, un segundo al año siguiente, el 6 de junio, a otro de Manuel García (Aleas), y un tercero a una res de Bernardo Escudero Bueno (también de Albaserrada) el 6 de abril de 1931.

Una de las portadas de La Lidia dedicada a Nicanor Villata en 1925
Con uno en su haber contamos al novillero Pastoret (1923),  al maño Gitanillo de Ricla (1925), a Manolito Bienvenida (1931), al valenciano Vicente Barrera (1932), al grandísimo diestro mexicano Armillita chico (1933), o a Domingo Ortega (1934).
Pero, fíjense, por ganaderías no cabe la más mínima duda, fue la de Albaserrada la que consiguió, en diferentes manos, el mayor número de reses arrastradas sin el extremo caudal, hasta 3 toros se fueron al desolladero sin el rabo, cuando la vacada ya estaba en manos de José Bueno o Bernardo Escudero Bueno. Y junto a ellos, analícenlo también, dos de Palha y dos de Aleas (uno de ellos un torete en becerrada), casi nada.
Vayan pues en resumen, los rabos cortados en aquella gloriosa plaza, con los dos que casi llegaron a ser, y probablemente con la omisión de algún otro que pudo cortarse pero que no quedó claro en la prensa de la época. 


Rabos en la plaza vieja de Madrid

1918
José Roger (Valencia), tras una faena completísima, cortó las dos orejas y el rabo al toro Vallehermoso de D. Felipe de Pablo Romero, lidiado en cuarto lugar el día 11 de agosto. Vallehermoso, era un toro castaño carinegro, buen mozo y sin excesos de cornamenta. En varas fue muy bravo (5 encuentros por cuatro caídas y dos caballos muertos) y se mantuvo bravo en los demás tercios.


La Lidia le dedicó esta portada a Valencia tras el corte del primer rabo
José Gómez (Joselito o Gallito), cortó el 10 de octubre el rabo a Gorrión, del marqués de Guadalest, un toro bravo, codicioso y de encastadas acometidas en la muleta, con el que el sevillano estuvo soberbio con capote (siete verónicas magistrales), banderillas (cuatro pares inconmensurables, al quiebro) y muleta (ligando hasta cuatro naturales exquisitos y diferentes lances de su cosecha, de pie y de rodillas). Como mató bien, el público, aun con el toro en pie, pidió la primera oreja, y cuando dobló el Presidente se vio obligado a dar la segunda y el rabo. Era en la corrida en la que su hermano Rafael se despedía por primera vez del toreo. La prensa del momento se divide en la concesión de éste, pero lo confirman La Lidia, El Imparcial o El Liberal, por ejemplo, aunque ABC, El Heraldo de Madrid o La Época solo nos hablan de esas dos orejas. Pueden consultarse las crónicas en las siguientes direcciones:
La Lidia, 14 de octubre http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0002044043&search=&lang=es
ABC, 11 de octubre http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1918/10/11/014.html
El Heraldo de Madrid, 10 de octubre http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0000722298&search=&lang=es
El Imparcial, 11de octubre http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0000393173&search=&lang=es 
El Liberal, 11 de octubre http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0001847255&search=&lang=es.

Así vio el rabo concedido a Joselito Ricardo Marín como dibujante en El Liberal

1920
Juan Belmonte tuvo un éxito extraordinario el 20 de junio con los toros de D. José Bueno (antes marqués de Albaserrada). Al segundo, de nombre Toronjito tras una seria y buena faena le cortó una oreja, pero al quinto, llamado Flor de Jara, negro listón y bien puesto, le hizo una sensacional faena y cortó las dos orejas y el rabo.
1921
Matías Lara (Larita) el 8 de mayo cortó una oreja al primero, perteneciente a D. José Palha, y de nombre Campanero, jabonero y grande, y cortó otras dos y el rabo, por una valiente faena, al cuarto, de nombre Guerrita, berrendo en negro y grande.
1922
José Moreno, Morenito de Zaragoza tuvo fuerte petición de rabo, pero no se sabe si se le concedió al fin, el día 3 de septiembre con toros de D. Narciso Darnaude (antes Gregorio Campos).
1923
Francisco Ferrer (Pastoret) cortó dos orejas y rabo al toro Relojero, cárdeno, muy grande y de impresionantes pitones, lidiado en cuarto lugar el 9 de septiembre y perteneciente a D. José Palha.
1925
Nicanor Villalta cortó dos orejas y el rabo el 18 de junio a Aragonés, negro, bien armado y perteneciente a D. José Bueno.


Juan Belmonte cortó las dos orejas y el rabo al toro Terremoto, negro, el 8 de octubre que pertenecía a los hijos de D. Andrés Sánchez (Coquilla).
Braulio Lausin (Gitanillo de Ricla) cortó las dos orejas y el rabo el 11 de octubre al toro Educado, negro y grande, de D. Antonio Peñalver.
1926
Nicanor Villalta tuvo una tarde grandiosa el 6 de junio, cortando dos orejas y rabo al segundo y una oreja al cuarto y quinto de los toros de D. Manuel García (antes Aleas) lidiados.

La triunfal tarde de Villalta en 1926 según La Lidia
1928
Manuel Jiménez (Chicuelo) cortó dos orejas con fuerte petición de rabo, el 24 de mayo al toro Corchaíto de D. Graciliano Pérez Tabernero.
1929
D. Julián Cañedo, cortó un rabo en la becerrada del Aero Club, el sábado 8 de junio, día en que se lidiaron dos toros de D. Manuel García (Aleas).
1931
Nicanor Villalta cortó las dos orejas y el rabo, el 6 de abril, a Banderillo de D. Bernardo Escudero.
Manuel Mejías (Bienvenida) cortó las dos orejas y el rabo, el 16 de mayo, a Yegüerito, de D. Argimiro Pérez Tabernero.
1932
El Pichi, cortó las dos orejas y el rabo de un becerro en la becerrada de los camareros domingo 10 de julio.
Vicente Barrera, el 13 de julio cortó dos orejas y rabo a Frailuno y dos orejas de Iluminado, ambos del marqués de Villamarta.
Matías Lara (Larita), el 6 de noviembre, en la que debió ser tarde de su despedida, cortó la oreja al primero y le dieron las dos orejas y rabo en el cuarto. Se lidiaban reses del marqués de Alonso Pesquera.
1933
Fermín Espinosa (Armillita chico), el 8 de junio, cortó dos orejas y el rabo a Saltillo de Lamamie de Clairac.
1934
Domingo Ortega, el 21 de junio cortó las dos orejas y el rabo a Paulino, de los herederos del duque de Tovar.
Luís Castro (El Soldado), el 29 de julio cortó dos orejas y rabo a Palitroque de Torre Abad. Y el 23 de agosto volvió a repetir la hazaña, cortando las dos orejas y el rabo a Rosalejo de Coquilla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario